viernes, 25 de febrero de 2011

Sentarse bien


Ayer tuve la famosa charla en la escuela de creatividad. Cuando entré a la habitación donde la misma se iba a realizar, tuve que inmediatamente mandar la orden al cerebro para elegir el mejor lugar para sentarme. Alrededor del espacio, delimitando los límites, se podía ver una especie de herradura de almohadones, listos para ser usados. Elegí el que quedaba estratégicamente en frente de los profesores que iban a dar la charla. Aunque era el más alejado, era el que dejaba ver perfectamente las caras de los que iban a dar la charla. Ya sentada, mientras esperaba, me puse a pensar el tema de los asientos. Filosofía barata como dice Charly.
Sentarnos en cualquier lugar, ya sea un aula, una sala de espera, un bondi, una plaza, todos nos llevan a la incertidumbre de preguntarnos quién se sentará a nuestro lado, si es que alguien lo hace. La del colectivo es terrible: si tenés un lugar libre al lado tuyo y alguien se sube, si ese alguien no se sienta al lado tuyo, te da como cosita. Che, qué onda? Por qué al lado mío no ? Ni hablar si hay opciones de asientos dobles y no te eligen. Ja, es una sensación re estúpida. Igual la peor-peor es la de la persona que prefiere sentarse solo, pero que mientras comparte con vos el doble. A penas se descocupa uno, vuela a sentarse ahí. Te sentís re despreciado, otra vez !
Jjaajjaa, menos mal que son sentimientos súperfluos, nada que nos moleste todo el día después. A no ser que ese que estaba más bueno que comer dulce de leche con la mano, haya decidido sentarse en la otra punta.
Buen finde Picniqueros ! :) Vieron? Resucité jaja

4 comentarios:

Nicole dijo...

Uh, a mi esos temas me estresan terriblemente. Soy medio 'loca insoportable' y me pone muy nerviosa que alguien se siente al lado mío, dejándome del lado de la ventanilla 'aprisionada'. Ahí es cuando me agarra la paranoia de que no voy a poder salir a tiempo de mi lugarcito y pasarme una parada, que supondría para mi, perderme cual perro en cancha de bochas.

Nicole dijo...

jaja, entonces voy a hacer más 'entradas interactivas'!

inés dijo...

oportuníiiiisimo! hoy en el colectivo (estoy en iguazú, por lo que está lleno de turistas) se me sentó un no sé qué rubio de ojos celestes DIVINO al lado, y había muchos lugares libres, y estaba con un amigo ;)););)
seguro fue pura coincidencia, o en su país tienen la costumbre de viajar separados, andá a saber, pero fue la gloria ese viaje. me dijo "es libre este?", para ver si se podía sentar ahí, con la mejor sonrisa del mundo. me enamoré!!

enfin, como vos dijiste, qué suerte que estas preocupaciones no nos persiguen todo el día!

jumper. dijo...

jaja me pasa que, si suben, ruego que no se sienten al lado mio, porque no me gusta(?) pero si lo hacen, me siento bien. y si no sucede, siento que me desprecian. re contradictoria la flaca haha.
saludos! ~